Una visión más a fondo

Estas son algunas de las pruebas más comunes utilizadas para evaluar un adhesivo.

  1. Prueba de resistencia a cizalla por tracción Un método estándar para el análisis de la resistencia de la unión adhesiva, que mide la fuerza necesaria para separar dos piezas adheridas en un área específica de un montaje a solape.
  2. Prueba de resistencia al pelado Un método llamado Prueba de Pelado en Tambor Ascendente, permite el cálculo de la resistencia a la carga de peladura de un adhesivo independientemente del sustrato al que esté unido.
  3. Prueba de Impacto Prueba para conocer la resistencia a los impactos. Consiste en dejar caer un peso desde una determinada altura sobre un montaje adherido y luego registrar la energía absorbida.
  4. Pruebas de durabilidad y factores ambientales En el mundo real, los adhesivos están expuestos a diferentes temperaturas, niveles de humedad y sustancias químicas agresivas. Sometemos los montajes adheridos a estas condiciones en el laboratorio.

¿Quieres realizar tu propia prueba?
 

¿Qué es lo que nuestros laboratorios de última generación te pueden aportar?